Reclamando el ideal Americano

  •  Descargue un PDF de la Carta del Superintendente

    en Ingles

    3 de junio de 2020

    Estimados Miembros de la Comunidad de Aprendizaje de las Escuelas Públicas de Yonkers:

    Es con emociones encontradas que me dirijo a ustedes hoy. Pero mi deber es hacerlo como su Superintendente de Escuelas, que exige que esta sea una posición de confianza y me obliga a compartir con ustedes no sólo lo que está en mi mente con respecto a nuestros estudiantes, sino también lo que hay en mi corazón.

    Mi mente se consume con los muchos desafíos que los líderes educativos deben enfrentar durante este tiempo crítico. Estos incluyen: asegurar que nuestros estudiantes continúen recibiendo instrucción de aprendizaje a distancia de calidad, llevar el año escolar actual a un cierre exitoso; y crear un plan que contenga todas las precauciones necesarias para que nuestros estudiantes y el personal regresen sanos y seguros, tras la reapertura de las escuelas.

    Este importante trabajo, sin embargo, no ocurre en un vacío. Se desarrolla en el telón de fondo de una gran agitación en nuestro país. Nosotros, como estadounidenses, estamos siendo atacados en dos frentes: la pandemia COVID-19, que afecta desproporcionadamente a los pobres y a las comunidades de color, y la epidemia de violencia alimentada por un legado de odio racial y desconfianza no resueltos. En mi corazón, creo que de la manera que nosotros como sistema escolar, nosotros como ciudad, como estado, y nosotros como nación respondamos a estos desafíos; cambiará para siempre el alma de América. Por el bien de nuestros hijos, ruego que el cambio sea positivo y para el bien de todos.

    Es vital admitir de que al tratar de enfrentar los errores y reconciliar las diferencias, nuestros estudiantes no son meros observadores pasivos en el proceso. Están haciendo sentido del mundo que los rodea. Están tomando decisiones morales. Están construyendo su visión del mundo. Es nuestra responsabilidad, nuestro deber sagrado, informar ese punto de vista con hechos y templarlo con valores.

    Para hacer esto de manera responsable, primero debemos educarnos, dándonos cuenta de que no puede haber transeúntes. Si queremos preservar lo mejor de Estados Unidos para las generaciones futuras, debemos reunir el valor para reconocer el dolor, el trauma, la frustración y la indignación que durante tanto tiempo han sido profundamente sentidos por algunos en nuestras comunidades, y totalmente ignorados por otros.

    En mi corazón y en mi mente, sé que debemos ser agentes del cambio, modelando para ésta y futuras generaciones, enfoques pacíficos, significativos y con propósito para vivir en una sociedad diversa. Una sociedad en la que nuestras diferencias no son simplemente toleradas o aceptadas, sino celebradas, como manifestaciones del ideal americano.

    Es doloroso ver la indignación justificable de decenas de miles de personas de todas las razas, a los problemas sistémicos implicados en la muerte de individuos de color, ser corrompido en excusas para la violencia y el saqueo. Este comportamiento es inaceptable y no se puede tolerar. Para que nosotros, como nación, nos unamos, para perseguir esa unión perfecta, debemos enseñar a nuestros hijos que las palabras y las acciones crean mundos. Las palabras y las acciones pueden usarse para herir o para sanar.

    Nuestros estudiantes deben entender y abrazar esa protesta pacífica, como medio para promover el cambio social, es uno de los principios clave en los que se basa nuestra forma de gobierno. Nuestros fundadores contemplaron la protesta pacífica como una salida para la ira y la frustración. La protesta pacífica abre la puerta al diálogo constructivo para producir soluciones reales a largo plazo durante décadas de injusticia.

    En una serie de folletos publicados por el filósofo Thomas Paine titulados "La crisis americana" de 1776 a 1783, declaró: "Estos son los tiempos que prueban las almas de los hombres". Esas palabras proféticas todavía resuenan verdaderas hoy en día.

    ¿Cómo responderá usted a la crisis actual para el alma de Estados Unidos? A través de la educación, proporcionamos información y apoyo socio-emocional, que es nuestra responsabilidad. Para ayudar a nuestros padres, tutores y abuelos, he incluido algunos recursos a continuación, que pueden ser útiles para prepararlos para discutir estos asuntos con sus hijos. Por favor, no dude en comunicarse con su director, psicólogo escolar y trabajador social para obtener orientación en esta área.

    Espero y ruego que, aunque tal vez temblorosos, respondan con compasión, con generosidad, con amor y con un compromiso implacable de promover las condiciones para asegurar una vida mejor para todos nuestros hijos. Si es así, siempre tendrán un socio dispuesto en mí.

    Sinceramente,

    Dr. Edwin M. Quezada

    Recursos para Ayudar a los Niños a Procesar Los Eventos Actuales